JEFF MUHS (1966) / ¡QUÉ FRIALDAD!

jeff

  • Escribe Salabert que “el arte contemporáneo se vuelve tan inseguro de sí mismo que buena parte de sus productos precisan de la compañía de algún tipo de especulación teórico-descriptiva, sea por parte del propio artista con el programa-catálogo de la exposición, sea del comisario o del apologista”.

jeff1

  • En el caso del americano MUHS el ingenio le sobra y le rebasa. Su pintura no tiene nada que ver con su escultura y en el supuesto de esta obra menos, pues por encima de lo duro y pétreo femenino está el símbolo de lo blando y erótico. Por ahí se puede seguir una digresión sin final. No obstante, en el terreno formal estamos ante la presencia de una plástica horrorosa por mucho que nos invite a ser seducidos. 

jeff-muhs-going-nowhere-fast

  • Pero es que ese milagro de las curvas femeninas susceptibles de atraer estética y lúdicamente no nos las creemos, ni tampoco que esos caprichosos iconos proyectados como una visión condicionada por su época, sean los que corresponden por entero a las más genuinas inclinaciones de su autor. Hay una trampa, muy graciosa, pero trampa.

jeff-muhs-soft-serve-bikini-party

Siempre se supo: mirar una imagen puede dejar hechizado a quien la mira; puede ser mortal.

(María Zambrano)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s