RAFAEL PIEDEHIERRO (1948) / LOS CICLOS NO DEJAN DE HABLAR

pie

  • Nos aterran, nos fascinan y nos confunden los relatos míticos, así como su transfiguración e interpretación en imágenes inimaginables, por eso, ante estos supuestos frisos antiguos del extremeño PIEDEHIERRO, podríamos afirmar que aquel que cree asegurarse del sentido de un acto, de un acontecimiento, a través del dominio de una cosa, cultiva la magia de la nigromancia, que somete lo vivo por medio de lo muerto. 

pie1

  • Ferocidad, fuerza, violencia, crueldad, sangre, signos de un mundo que el artista traslada y evoca como arquetipos de lo siniestro y poderoso. El dibujo, al crear la fábula, es capaz de delatarse con su incontrolable soberbia y razón,  aquilatando su desarrollo e imponiéndose a sus criaturas.  

pie2

  • Claramente es intención del autor que el símbolo y la leyenda sean un proyector plástico, que subyace en la expresión de un mundo que no ha perdido la esencia de una veneración a la fortaleza, a la función de la supremacía y el poderío.  Por activa o por pasiva.

pie3

  • Pero también se ha dejado seducir por una iconografía de fervores y pensamientos a causa de la acción en que se ha enfrascado hasta obtener los resultados deseados y conseguir la irradiación de una significación que con esta formulación es más elocuente.  

pie4

Nunca camino hacia el riesgo. Tengo miedo al hastío de los peligros.

(Fernando Pessoa) 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.