ALEJANDRO QUINCOCES (1951) / ME QUEDO MIRANDO SIEMPRE

  • Paisajes urbanos e industriales que se destiñen con la bruma operando como detectores visuales enganchados a confines de hormigón y ladrillo, que contienen miles de existencias que en esta ocasión han quedado ocultas.   
  • La pigmentación, acorde con lo sucio iconográfico de las arquitecturas metropolitanas, es áspera, contaminada de espesuras, rasgada, casi difuminada ante el riesgo de contemplarse a sí misma y escabullirse.  
  • La pintura del vasco QUINCOCES es fruto de una sensación norteña de luz entre tinieblas, de habitar un cosmos que observado desde el aire o desde tierra nos sume en el anonimato del tiempo y del espacio.    

Política y pancismo, todo es lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.