ALJANDRO GAYVORONSKY / ¡YA SOMOS DIOSES!

A todos nos convendría un cambio radical, tanto en el arte como en la sociedad, y además tendríamos que utilizarlo como paradigma supremo e imperativo inevitable. 

Y esta reflexión surge como acompañamiento a las obras del uruguayo GAYVORONSKY, aunque he de señalar que como propietario afortunado, muy afortunado, de dos de ellas, la misma me surgió y fue fruto de haberla realizado a la vista y con motivo de conocerlas a ellas y tener noticias de su existencia. El encuentro implicó una lucidez antiestética terrible y al mismo tiempo una fascinación insoslayable e incontenible.

Tales creaciones incorporan múltiples gestos de espantada línea y de improvisado cromatismo, una redifinición de la sustancia de la vida en un mundo alienado, cuyos espíritus se automutilan continuamente para poder contemplarse sin remordimientos y figurarse que al fin son dioses que han dejado atrás el infinito.

Un médico cura; dos, dudan; tres, muerte segura. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.