SARAH SLAPPEY (1984) / INVOCO A LOS DIOSES

  • Escribía Ortega y Gasset que la ley rectora de las grandes variaciones pictórica es de una simplicidad inquietante. Primero se pintan cosas; luego sensaciones; por último, ideas.  Teorema interesante, pero en fuera de juego innumerables veces.  

  • Por ejemplo, la norteamericana SLAPPEY  trata de establecer una sincronía entre un cromatismo que intuye como el alma y el acontecimiento plástico que tiene lugar entre una naturaleza progenitora de seres.  Ni ella misma sabe si son ideas, son claramente intuiciones.   

  • Entre unas fuerzas que laten dentro de ella misma y la catarsis de lo plasmado, que al mismo tiempo fagocitarán a la humanidad que intenta sobrevivir dentro de ellas, ya que el paraíso anunciado se ha convertido en el protagonista salvaje de la forma que le es más afín. 

En este vaso de ginebra bebo 

los tapiados minutos de la noche,

la aridez de la música, y el ácido

deseo de la carne.

(Francisco Brines)

LEONARDO SILAGHI (1987) / TODO ES TAN GRIS

leo1

  • Cuando contemplamos estas obras es cuando percibimos un eje central sobre el cual el color preponderante está asociado originalmente con un cierto significado simbólico.

leon

  • Parece como si el rumano SILAGHI quisiera poner de manifiesto con un contenido pictórico a punto de caerse a pedazos, lo que decía Friedrich Schiller respecto a que la utilidad es el gran ídolo de la época, para el que trabajan todas las fuerzas y al que rendir homenaje todos los talentos. En esa balanza no tiene peso alguno el mérito espiritual del arte.  

leonard

  • Por esa causa sus artefactos se despeñan en su falta de valor, están desportillados, abandonados, oxidados, únicamente confían en que un artista les redima de su pronta desaparición convirtiéndolos en una alegoría plástica. 

leonardo-silaghi-painting-02

Seco esté el aire que mi casa habita,

y vaga la memoria

por los caminos de la vida muerta.

(Francisco Brines)

HYON GYON (1979) / NI YO MISMA SÉ DESCRIBIRLO

hyon1

  • Félix Ovejero Lucas no se corta ni un pelo cuando atiza -más bien nos- a los críticos de arte, porque argumenta que, en promedio, este género resulta de una oscuridad desalentadora. En su mayor parte se muestra ininteligible o, directamente, puro sinsentido.  

hyon2

  • No seré el que le quite la razón, es más ante la obra de la coreana GYON me remitiría a que fuese el yo de ella y además su pareja crítica para callarme la boca, pues así lo creía Nietzsche, cuando decía aquello de que el autor -y el crítico- tiene que callar la boca cuando su obra abre la suya.   

Hyon-Gyon-in-her-studio(1)

Lo cierto es que nos ofrece una plataforma plástica exuberante, más que barroca -aunque ese concepto no es propio de Oriente-, con un imaginario en el que hay aspecto incluso sublimes. Las formas y los colores juegan a construirse y deconstruirse y el aparato conceptual se sirve de la tradición y la impregna de otra sabiduría.   

 

hyon3

Hay momentos del hombre en que le duele

amar, pensar, mirar, sentirse vivo,

y se sabe en la tierra por azar

solo, inútilmente en ella.

(Francisco Brines)

BERTA LLONCH (1983) / ELLOS SÍ TIENEN QUIEN LES DÉ ARMONÍA

 

  • Son fisonomías que la gaditana saca del mar o de tierra para configurar su estructura en los limites plásticos de lo posible. La acuarela diluye los contornos y los texturiza, con lo cual su imaginario sale reforzado.berta1
  • Ya son seres que trascienden su propia entidad e identidad, que encuentran otra armonía, que generan una visión que se desentiende de la usual para remontarse hasta una quimérica.    

 

  • A través de esa magia cromática y sus delicuescentes y sugerentes formas, su obra es un repertorio en cuyas piezas la piel, el cuerpo, los órganos están en trance de perder su corporeidad en aras de una ingravidez absoluta.   

Y desvelé el misterio

de su quieta mirada:

en todos los lugares

de la tierra,

el tiempo le señala

al corazón del joven

los signos de la muerte

y de la soledad.

(Francisco Brines)

 

GIANCARLO BARGONI (1936) / NO ES FÁCIL DAR CON ESAS SEMBLANZAS

gia1

  • Cada artista se emborracha con su placenta, se concentra en ella como si buscara una nueva vida, como si el color fuese a dar a luz a otra criatura que tuviese el don de constituirse sin formas, sólo con rasgos y rabia. 

gian

  • Así se llega a la constatación de que una conciencia veraz es la base de todo arte genuino. Además de un desgarro que la hace fluir y arañar hasta dejarla sin belleza y sin concepto al que referirse porque no los necesita.

gian1

  • El italiano BARGONI piensa como Leonardo, aquello de que la suprema desgracia llegaba cuando la teoría se adelantaba a la acción. Él ya tomó la acción y descarta la dirección y conceptuación precisas, pues su obra aspira a un espacio, conceptual o no, pero que su resultante sea infinito.   

gian7

El hombre es una fuente, se decía, 

cerrada, más oculta 

que el fuego de la tierra.

(Francisco Brines)

YAN SHILIN (1982) / DEJARME EN PAZ

yan

  • ¿Estamos ante un mundo de sueños o no? ¿O es un refugio para huir de una vida impersonal y burdamente materialista y rutinaria? Pudiera ser que estos niños y Caperucita sean el espejo que tenemos tan cerca que no lo vemos.  

yan1

  • Desde luego el chino SHILIN nos propone un juego visual y constructivo cuya sofisticación responde a una habilidad entre la fantasía y el cuento infantil, entre lo creíble y lo increíble.

yan2

  • No obstante, practica una estética adulterada aunque su espejismo técnico nos enganche, nos manipule y nos haga creer que estamos penetrando en un ámbito secreto donde el poder primigenio nutre toda evolución (Paul Klee).  

yan4

Y andaban sueltos, libres y pequeños, como si hubieran deshecho un maleficio.

(María Zambrano)

YEYO RIANCHO (1983) /LLEVARLOS A CASA

yeyo

  • Hegel metió la pata cuando escribió aquello de que el arte tenía que ser superado y descartado, porque la mente humana se había desarrollado más allá de esta forma concreta de conocimiento. 

yeyo1

  • Pues no, porque YEYO lo regenera y le da desarrollo desde sus murales con una fuerza vitalista que conjuga su habilidad de ilustrador y su capacidad plástica para plasmar todo un mundo precisamente de conocimiento y, también, todo un imaginario ambicioso de carga visual.    

yey

  • A pesar de plantear su obra con cierta espontaneidad, las formas y los colores planos acaban siendo su punto de referencia, su modo de penetrar en la idiosincrasia de la realidad y ensamblarla imaginativamente. No hay delirio sino acercamiento a una perspectiva cultural e histórica.   

yeyo3

Aquellos muertos, los había sin enterrar, ¿quienes eran?

(María Zambrano)