JUSTYNA PENNARDS-SYCZ / YA HE EMPEZADO

  • Que el acto de creación es un laberinto de posibilidades alternativas guiado por la incertidumbre, la ambigüedad y la sutileza es indudable. Que provoque relaciones asociativas también.
  • Que además la obra de arte haya sido y sea una sucesión de apropiaciones, mestizajes o interferencias no hay ni que mentarlo. Es todo eso y mucho más.
  • Y ahí está la holandesa PENNARDS-SYCZ para demostrarlo en su trabajo, cuya sensibilidad plástica descansa en una magnitud cromática que por sí misma le confiere una significación poderosa. El contenido aflora así como un fluido.

Me dormía rogando: “ojalá el sueño

dibuje la cara de mis muertos”.

(Abel Robino)

ANNE BOTHUON / LES HE PUESTO LA MANO

  • A esta humanidad híbrida y bastarda le ha tocado bailar con la más fea, aunque no por eso ha perdido su orgullo y su expresión vigorosa. Sabe que sus mutaciones son visionarias y por eso mismo no muy lejos de una realidad que acontecerá. 
  • Su creadora, en una labor artesana de aguja, tela, algodón y otros materiales, da vida a unos seres que plantan cara. Así es como su forma está íntimamente relacionada con el material de que han sido hechos.  
  • La francesa BOTHUON incluso les pone máscaras para que su premonición de monstruosidad no quede en vano y no se malgaste en un desentendimiento visual que no ampare la fuerza de su significación.  
  • 13-  La criatura de otra dimensión no tiene nombre.
  • (Mario P. Ortiz)

MASAYUKI NAGARE (1923-2018) / DIBUJOS DEL VIENTO

  • Se quedaron ahí como vigilantes del tiempo, como iconos espirituales cuya verticalidad grabada, sea compacta o delgada, en silueta o maciza, aventurasen un destino.  
  • El japonés NAGARE, imbuido de un misticismo budista -zen-, hace que sus creaciones señalen únicamente lo necesario, esa forma que se fija en un espacio con el fin de señalar fronteras e idearios. 
  • Son frutos de experiencias indagatorias que obligan a la materia a ser fieles a una trascendencia que nunca habían sospechado, pero que estaban dentro de sí mismas y de todos aquellos que se acerquen a contemplarlas.  
  • Todos se han ido. Un viento enciende la palabra.
  • (Roberto D. Malatesta)

GERARD THOMASCHÜTZ (1953) / NO QUIERO ABSTENERME

  • Está lo pintado, pero como no hay guión, el contexto al que se atiene el autor es el silencio que va mutando la imagen, que la va revelando como la locura y el horror de un dios asesinado. 
  • El austríaco THOMASCHÜTZ no piensa en modismos o escuelas, sino en una obra muy vivencial y existencialista, con toques expresionistas propios de un esceptismo que llega hasta el último confín del mundo. 
  • Colores sobrios, claroscuros, blancos infectados, figuras que son la traslación de una sociedad que ha alzado un paradigma de indignidad y deformidad. El pintor, desnudo ante esa angustia, considera que cada una de sus obras es un epitafio.  
  • Ver significa detenerse,
  • olvidarse de vivir,
  • y quedarse ahí, dentro del tanque
  • para siempre.
  • (Marcelo Leites)

MAXIM FOMENKO (1981) / LOS TRATO COMO IGUALES

  • Una esencia líquida configura sus formas de tal modo que cumplan su compromiso con la representación a partir de sus propios deseos, como son los de garabetear y rasguear hasta fijar el modelo más exacto a sus intereses.  
  • Los retratos del ruso-alemán FOMENKO escapan de las referencias baconianas para mostrar su auténtica realidad, su originalidad caricaturesca y sardónica, su magia cromática que paradójicamente los hace más ciertos y verdaderos.  
  • La expresión que manifiestan se impone como asombro y al mismo tiempo como una pregunta que pretendemos que sea desenmascaradora, cuando lo que en definitiva plasman y conciben son esos rostros que a pesar de los años siguen sin encontrar su fiel encarnadura.  
  • Siempre hay lugares que son el fin del mundo.
  • (Javier Foguet) 

RED GROOMS (1937) / ¡QUÉ FRENESÍ!

  • Que no se detengan, todo ha de ser frenético, estar convulsionado, ni principios ni finales, presentarlo de forma caricaturesca que es como la sociedad se ve a si misma cuando está sola.  
  • Para el americano GROOMS, al espacio no hay que poblarlo, ya está poblado, lo percibe en sus pesadillas y después lo transfiere en esos colores de revista satírica, de cómic. No marca ninguna distancia, puedes estar dentro o puedes estar afuera. 
  • No hay exaltaciones ideológicas ni estéticas, él es un pintor de motines, de caos, de mudanzas, de neurosis, de pies en polvorosa, de putas que no son y hacen felices a todo el mundo.

La buena gente 

asesina a los débiles y mantener abierta

la herida es la única esperanza.

(María Teresa Andruetto)

JOAN CANALS CARRERAS (1964) / MOTINES A LA VISTA

  • Hay ciertas líneas pictóricas que no necesitan enrevesar su método para que la luz del pensamiento salte y la mirada se alargue, pues los vericuetos de una sociedad harta de sí misma y de su propio espanto se rompen en pedazos cuando avistan estas liturgias transgresoras y plásticas. 
  • En las obras de CANALS, tan infantiles como corrosivas, los sueños de la razón son sueños de motines y no llegan a ser pesadillas  por ese tono humorístico y escéptico que desprenden.
  • Y también por esa limpieza cromática que los define como iconos celebrando el encontrarse en una realidad que no envejece y se recrea en la persistencia, de ahí su compasión con los que si lo harán, aunque se pasen la vida observándolos.  

En la madrugada maúllan los techos

y oscurece una fila de hormigas.

(Hebe Solves)